Peeling

Peeling médico
Piel radiante
El peeling médico es la mejor alternativa para pieles gruesas, porosas, para el tratamiento de manchas generadas por el sol, disimular el acné, combatir las cicatrices también generadas por el acné, las estrías, las líneas de expresión, incluso para los puntos negros.
También puede emplearse para mantener la piel sana, tersa, luminosa y libre de impurezas.

El peeling consiste en eliminar las capas superficiales de la piel en las que están los primeros signos de manchas, cicatrices, líneas de expresión,…, para favorecer su regeneración celular libre de estas imperfecciones, incrementando la producción de colágeno y elastina.

Según el tipo de piel, se aconseja que el peeling médico sea superficial, medio o profundo.

Unos de los tratamientos que mejor se combinan con los peelings para conseguir un rejuvenecimiento más importante y natural son el botox, rellenos faciales, mesoterapia facial, láser e iontoforesis.

Existen dos tipos de peelings médicos, químicos o mecánicos.

QUÍMICOS.- Se aplica una sustancia química controlada, variando el tipo de dicha sustancia según las necesidades de cada paciente, para el fin buscado.

MECÁNICOS.- La dermoabrasión con microcristales, consiste en aplicar directamente sobre la piel para exfoliar controladamente las imperfecciones cutáneas, resultando una piel suave y lisa.